PÁGINA EN OBRAS disculpen las molestias

El eje de la riqueza se desplaza

Las dos Españas se enfrentan ahora de oeste a este

2018-01-08 23:30:35

Las comunidades más envejecidas, especialmente las del noroeste peninsular, reciben por parte del resto de territorios mucho más de lo que su comunidad autónoma es capaz de producir

Madrid tira de la riqueza por habitante gracias al efecto capitalidad pero sus hogares se quedan relativamente menos renta disponible

Los hogares del País Vasco son los más ricos de España y gracias al efecto del cupo el territorio se queda prácticamente con todo lo que produce

Belén Carreño, eldiario.es, 07/01/2018

La vida más allá del PIB: estas son las alternativas para medir la mejora de la economía

Las dos españas, la rica del norte y la empobrecida del sur, hace tiempo que comenzaron a desdibujarse. Aunque permanecen en el ideario colectivo, el envejecimiento de la población y el motor del turismo, compañero ya insaparable del boom de la vivienda, han desplazado con un ángulo de cartabón el eje que divide imaginariamente el mapa. Las dos españas se enfrentan ahora de oeste a este, con un Mediterráneo pujante mientras que el occidente de la península se queda ensimismado en su ostracismo.

Los últimos datos sobre la actividad económica de las comunidades autónomas publicados por el INE, reflejan una muy desigualdad marcha de las comunidades en el 2016, un año de expansión con un 3,3% de crecimiento. Baleares y Catalunya, seguidas de Madrid, capitanearon las mejoras de la actividad económica bien por encima de la media. En el extremo opuesto, Asturias, Extremadura o Cantabria, con unas tasas de crecimiento casi en la mitad que los territorios en cabeza.

Por arriba y por abajo dos excepciones este-oeste: Galicia, que mejoró notablemente su actividad después de años de hacerlo peor que el resto y La Rioja, con el efecto contrario: le ha ido mejor otros años y en 2016 cerró el furgón de cola del crecimiento.

Pero las mejoras, magnificadas por el efecto de años de recesión asimétrica en todo el Estado, no logran cerrar ni corregir la brecha de la riqueza per cápita por regiones. Madrid lidera, con 32.815 euros que le tocarían por cabeza a sus habitantes, frente a una media europea de 29.148 euros y una media nacional de 24.080. En la cola, Extremadura, que pese al proceso de convergencia aún le toca un reparto por cabeza en la riqueza de apenas 16.558 euros. La mitad que los madrileños.

Medir la renta per cápita con el PIB encierra algunas trampas. Madrid genera mucha más riqueza per cápita por el efecto de los beneficios empresariales domiciliados en la capital, así como la Administración Central. Para medir realmente cómo le ha ido a los ciudadanos españoles es mejor hablar de la renta disponible de los hogares, la riqueza con la que realmente cuentan. Para hacerlo, al PIB hay que descontarle los elementos que no llegan a los bolsillos de los hogares como los beneficios empresariales (que como es lógico forman parte de la actividad económica), los impuestos ligados a la producción y el IRPF y hay que sumarle las transferencias como las pensiones y otras prestaciones, recuerda el economista José Carlos Díez.

Una vez hecha esta operación la fotografía cambia singularmente en algunas comunidades. En primer lugar, con datos de 2015 que son los últimos que publica el INE, la renta disponible media de un hogar es de 14.527 euros, muy próximo al salario más común en España y más realista con los ingresos de los que disponen las familias. Y en dinero en los bolsillos sin el efecto de los beneficios empresariales, los vascos son los que salen mejor parados, con 18.914 euros de renta disponible per cápita.

En tiempos de balanzas fiscales y competición por ver qué territorio aporta más al resto del estado, la brecha entre lo que produce cada comunidad autónoma y lo que se quedan realmente sus familias nos permite hacer otra forma diferente de quién genera más riqueza que acaba distribuyéndose. 

Madrid pasa de ser la más rica a la que más cede, con una renta disponible por hogar muy similar a la de los navarros. En el gráfico se puede ver el saldo entre la riqueza y la renta disponible. En rojo, el saldo negativo, como Madrid, que termina cediendo riqueza al resto del territorio. En azul, saldo positivo, con transferencias entrando para la renta de las familias, con el significativo caso de Asturias, con un PIB per cápita que apenas mejora en términos relativos desde el año 2000 pero aumentando su porción de la tarta en renta disponible.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

¡Cerrad la puerta!... ¡que se vuelan los másters!

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto